¿Puedes deducirte en la declaración de la renta el autoconsumo energético?

Lo cierto es que sí es posible deducirse el autconsumo energético en la declaración de la renta.

Podrás deducirte hasta el 10% de las inversiones realizadas en ejecución de los proyectos de instalación de los recursos energéticos procedentes de las fuentes de energías renovables que se citan: solar térmica, fotovoltaica y eólica.

Cabe recalcar que el importe máximo de la deducción no puede superar los 1.000 €/anuales.

¿Cuáles son las bases de la deducción?

Base máxima de la deducción:

La base máxima de la deducción estará compuesta por todas aquellas cantitades que hayan sido necesarias para la adquisición e instalación de los recursos energéticos renovables, siempre que hayan sido a cargo del contribuyente, evidentemente; sin que el importe máximo llegue a superar los 1.000 € al año.

Requisitos para optar a la deducción:

  • Los recursos energéticos renovables que se instalen deben de realizarse en viviendas que constituyan o vayan a constituir vivienda habitual del contribuyente.
  • También podrá ser aplicable esta deducción a aquellas inversiones que se hayan realizado en la adquisición e instalación de los recursos energéticos renovables en viviendas que esten destinadas al arrendamiento, siempre que este arrendamiento este considerado actividad económica.
  • La deducción requerirá el reconocimiento previo de la Administración Regional sobre su procedencia en la forma que reglamentariamente se determine.
  • Finalmente, la aplicación de la deducción requerirá que el importe comprobado del patrimonio del contribuyente, al finalizar el período de la imposición, exceda del valor que arrojase su comprobación al inicio del mismo, al menos en la cuantía de las inversiones realizadas, de acuerdo con los requisitos establecidos con carácter general por la normativa estatal reguladora del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.