Autoconsumo fotovoltaico con conexión a red

Actualmente, el autoconsumo energético es legal en España, según regula el RD 900/2015, y puede ayudar a reducir el término energético de la factura de la luz casi a la mitad dependiendo del perfil de consumo que tenga la vivienda en concreto.

En dicho decreto se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo.

Real Decreto de Autoconsumo

Dentro del Real Decreto de Autoconsumo se definen 2 modalidades de autoconsumo como tal:

MODALIDAD TIPO 1

Correspondería a una instalación de producción no dada de alta en el RIPRE:

  • Hasta 100kW de potencia contratada en el punto de consumo y la instalación de producción hasta el máximo de la potencia contratada
  • Les aplicará concretamente el RD 1699/2011
  • El titular del punto de consumo y el de la instalación de producción debe ser el mismo sujeto

Al no estar inscrita la instalación en RIPRE, esta modalidad está pensada para instalaciones de autoconsumo pequeñas.

MODALIDAD TIPO 2

Corresponden a las instalaciones de producción que estén dadas de alta en el RIPRE:

  • La potencia de producción hasta el máximo de la potencia contratada (para la cual no se establece ningún límite).
  • El titular de las instalacion de producción, en caso haber varias, debe ser el mismo sujeto
  • Les aplicarán los reales decretos RD 1699/2011, RD 1955/2000 y RD 413/2014

Este tipo de modalidad es más adecuado para instalaciones más grandes, dónde los trámites administrativos para la inscripción en el RIPRE justifiquen el hecho de que esta modalidad permita la venta de excedentes de energía a la red eléctrica.

La inscripción de la instalación fotovoltaica en el RIPRE (Registro de Instalaciones de Producción en Régimen Especial) supone darse de alta en el CAE (Código de Actividad y Establecimiento), la aplicación del impuesto al 7% de la energia generada y tributar IVA trimestralmente.