En España, el 14 de marzo de 2021, la energía solar alcanzó un nuevo récord. Los datos recogidos apuntan a que ese día se generaron de forma instantánea 7.898 MW en la Península Ibérica. Es decir, esta cifra representa el 30% de toda la demanda eléctrica.

España se sitúa en una nueva fase en la que se centra en factores críticos de rentabilidad, liderazgo y consolidación.

Existían ya estas alternativas más ecológicas de consumo energético, sin embargo, debido a la situación actual que se ha vivido con la pandemia muchas de las personas son cada vez más partícipes de la reducción de huellas de carbono, cuyo objetivo es compensar los niveles de CO2 y llevar una vida y consumo más responsable.

La energía renovable más económica

España se suma a la fabricación de las placas solares. Debido a la situación actual del planeta, el gobierno ha adoptado nuevas medidas con el fin de modificar la forma de consumo en los hogares de este país y de esa forma contribuir a la reducción de huella de carbono.

La energía solar fotovoltaica es actualmente la más barata de las energías renovables. Ésta podría convertirse en la principal fuente de energía en el país. Teniendo en cuenta la subida de las tarifas de la energía eléctrica, la instalación de la energía fotovoltaica está en crecimiento en las vivienda unifamiliares y en edificios.

Además, podemos contar con una serie de ayudas y subvenciones que favorecen que los ciudadanos tengan mayores facilidades a la hora de instalar este tipo de energía en sus hogares. Las condiciones varían según el municipio donde se encuentre.

Según los datos, se espera un crecimiento interanual del 27% en 2021. Esto quiere decir, que se espera que se instalen 181 GW de nueva energía solar en todo el planeta a pesar del aumento de los precios de los módulos de largo plazo de entrega y aumento de los costos de transporte.

Diferentes factores a tener en cuenta

Además de la propia instalación de placas solares, o kits de autoconsumo, se debe tener en cuenta la existencia de los aparatos que acompañan al buen funcionamiento de la energía fotovoltaica y por tanto de un buen ahorro energético en el hogar.

  • La batería de almacenamiento es fundamental para poder almacenar toda la energía que generamos a través de las placas solares.
  • Los reguladores fotovoltaicos son los responsables de controlar constantemente el estado de la carga de las baterías para un llenado óptimo. De ese modo alarga también la vida útil del mismo.
  • La potencia contratada es indispensable revisar por si fuera necesario realizar un cambio de la misma. Es esencial tener en cuenta la potencia que se necesita para llevar a cabo esta instalación y a su vez para tener la adecuada según el consumo de la vivienda.
  • Disponer de batería de litio si la necesidad de energía es mucho mayor. Es decir, con este tipo de baterías son esenciales en aquellos hogares o edificios donde se requiere de una gran autonomía de energía también por la noche o cuando hay días con menor radiación.